Soy Miguel, tengo 28 años y voy a contar lo ocurrido con mi mujer al año de habernos juntado. Lo que voy a relatar le dio a nuestra relacion un giro de 180 grados y nos convirtio en una pareja totalmente plena y satisfecha. Mi mujer se llama Estela, ella es una mujer madura de 40 años que no los demuestra para nada, se cuida mucho, de estatura media, tiene una cabellera enrulada larga y negra, mantiene una excelente linea, su culito está bien formado y paradito, no es bonita, pero es bastante simpática, tiene un par de tetas grandes tipico de las mujeres cuarentonas pero lo mas interesante es que mantienen buena firmeza a pesar de la edad.


Estela viene de una relacion traumática con su ex marido que durante todo el tiempo la engaño con una chica muy jovencita hasta que por fin la abandonó, todo esto determinó que ella extremara los cuidados de su cuerpo por temor a que eso le volviera a ocurrir y ademas se transformó en una persona que mantenía una posición despectiva en contra de la infidelidad por haber sido víctima de la misma. Nosotros vivimos en un fraccionamiento donde todas las casas son de un piso, al lado nuestro vivia una amiga de Estela de nombre Paty que estaba embarazada de 6 meses; lo que pasaba con ella era que su novio no queria formalizar la relacion que tenían, en parte por inseguridad, en parte porque la familia de ella no lo quería, tambien porque los dos eran muy jovenes y estaban por intentar la primer relación seria de sus vidas; con el avance del embarazo a Paty se le empezaron a manifestar algunas complicaciones que determinaron que se fuera a vivir a la casa de sus padres para poder recibir los cuidados necesarios en ese periodo hasta el parto.

Paty y Estela se habian hecho bastante amigas y se contaban las cosas de sus respectivas parejas por ese motivo nos enteramos que Paty tenia miedo que su novio la estuviera engañando, porque es muy fogoso y debido a los problemas que se habian generado en el embarazo hacia varios meses que ella no queria tener sexo con el. Antes de irse, Paty tuvo una idea que a mi no me gustó desde el principio; consistia en prestarle su departamento al novio para que él viviera ahí los meses que ella estaria con sus padres y de esa manera Estela podría mantenerla al tanto de las conductas que el mantuviera durante ese tiempo, a mi no me gustaba porque considero que uno no debe meterse en los problemas de pareja ajenos ni hacerse partícipe de los mismos, pero Estela opinaba distinto y no iba a tolerar que el muchacho le fuera infiel a su amiga 

Paty se fue y llego su novio, era muy antipatico, no saludaba ni hablaba con nadie, moreno, muy alto, medía cerca de dos metros, era delgado pero robusto, con las manos y los pies gigantescos, cara de pocos amigos, de boca grande y nariz ancha, una verdadera bestia en todo sentido. Estela enseguida trato de hacerse amiga de él, cuando lo encontraba en el fraccionamiento intentaba hacerle la conversación, iba a pedirle cosas, o cuando había problemas con algo en casa y yo no estaba recurría a él para pedirle ayuda y trataba de averiguar todo lo posible de sus actividades para mantener informada de todo a Paty. Como es lógico, él se dio cuenta de las intenciones de Estela y sabía que era la informante de su novia.

Yo cambié mi horario de trabajo para cubrir a un compañero, al que le correspondia trabajar de 11:00 pm a las 08:00 am, si bien era mas incómodo el horario nocturno, era mejor la paga en la empresa donde trabajo y esa diferencia de dinero a favor nos venia muy bien ya que recién habíamos adquirido unos muebles y los estaba pagando. El primer dia que me tocó trabajar de noche me encontré que debido a un problema del encargado, ese dia no pudía comenzar con el nuevo horario y regresé a mi casa después de arreglar el inicio de mis actividades para el dia siguiente. Cuando llegué me sorprendio ver todo oscuro y darme cuenta de que Estela no estaba. 

Como era verano y hacia mucho calor me sente un rato en el jardín para tomar un poco de aire, despues de unos minutos me parecio sentir la voz de Estela y enseguida unos quejidos que venian del departamento donde estaba el novio de Paty, arrimé una silla a la pared que comunica el patio de mi casa con la de Paty, me subí y encontré un espectáculo que no hubiera querido ver; la ventana de su dormitorio estaba abierta, había una luz tenue que dejaba ver al novio de Paty y a Estela en la cama, los dos estaban desnudos y él le estaba haciendo explotar la pepa con su enorme aparato, ella con cada embestida pegaba unos gritos impresionantes, su verga habia entrado hasta la mitad, las piernas de Estela temblaban con cada empujón, su conchita se dilataba al recibir el grosor de esa gigantesca verga, le taladraba la vagina como desesperado y tambien se movía para los costados para abrirla bien, hasta que por fin se la metió hasta el fondo, los huevos de el golpeaban contra los labios de la concha de Estela, ella no dejaba de gritar, y el le decía: cabrona, querías saber si me portaba bien para contarle a mi novia, hace meses que no cogia y ahora contigo me voy a poner al dia, pedazo de puta; y la seguía cogiendo, pasaba su lengua por toda la cara de Estela y bajaba para chuparle las tetas y volvía a subir hasta su boca para terminar en un prolongado beso de lenguas, en un momento él también empezó a gritar y a moverse con mas fuerza, los gritos de él tapaban por completo los de ella, hasta que al final descargo una inundación de leche dentro de las entrañas de mi mujer, la acabada era tan abundante que a pesar de tener la verga metida hasta el fondo, su semen resbalaba por todos los bordes de la vagina de Estela entre gritos, suspiros y gemidos.

Me bajé de la silla desde donde los estaba espiando y me quedé en casa esperando a que Estela volviera, no sabía cómo iba a encararla, ella, que tanto odiaba las infidelidades, ahora era la que había caido en esa conducta con el novio de su amiga. Como queria agarrarla in fraganti, abrí silenciosamente la ventana de nuestro dormitorio para poder escuchar lo que pasaba al lado y me quedé a oscuras, recostado en la cama esperando que llegara. Después de un rato bastante largo (y que a mí se me hacía interminable), escuche unos murmullos y luego otra vez los suspiros y los gritos que cada vez se hacían más fuertes; estaban cogiendo otra vez, el griterío duró mucho más que la anterior ocasión, los suspiros y gemidos inundaban el silencio de la noche; hasta que por fin por la intensidad de los mismos me di cuenta que él estaba descargando una vez más su leche dentro de Estela, en ese momento gritaban como si se estuvieran matando, luego otra vez los suspiros, algunas risas y el silencio absoluto.


La noche avanzaba y no se oyó nada más, yo tenía una serie de sentimientos encontrados, estaba enojado, triste, pensaba en Paty, en Estela y en un montón de cosas más, la cabeza me trabajaba a mil por hora y al final me quedé dormido por un rato; creí o quise creer que lo ocurrido había sido un mal sueño, cuando abrí los ojos, vi la claridad de la madrugada, el reloj marcaba las 06:15 am y en seguida me di cuenta que lo que me había despertado eran otra vez los gritos de ellos; evidentemente después de dormir unas horas se habían despertado calientes y estaban iniciando una nueva cogida, en esa ocasión los gritos de los dos se sentian desde el principio, se escuchaba claramente la voz de Estela que entre gemidos y a los gritos le decia: siii, siii mi amor, dame, dame, siii, siii. También podía oirse el traqueteo del colchón y la cama golpeando contra la pared; la intensidad de todo esto aumentaba con el paso de los minutos, era una situacion muy fuerte sentir los gritos de mi mujer y el novio de Paty hasta cerca de las 07:00 de la mañana en que terminaron de la forma más ruidosa que jamás habría imaginado. Minutos después se percibía el ruido del agua de la regadera y las voces de los dos que se estaban bañando juntos.

Un rato antes de las 08:00 am Estela llegó a casa y cuando me vio se puso pálida, estaba con el pelo mojado y lo único que atinó a decirme fue: ¿hace mucho que llegaste?, y yo que para ese momento ya no sabía qué hacer ni qué decir le contesté: no, recién llegué; ¿donde estabas? Ella me contestó: me levanté, me di un baño y fui a ver si conseguia algo para que desayunes, pero están todos los comercios cerrados; entonces se acostó a mi lado y me dijo que no se sentía muy bien, yo la abracé, se sentía el aroma a desodorante de hombre en su piel y cuando le toque la concha como buscandola para ver que hacía, vi en su cara una expresión de dolor, me dijo que estaba adolorida y que pronto iría a ver a la ginecóloga por las molestías que sentía, se durmió y no se desperto hasta las tres de la tarde.


Yo seguí en el horario nocturno de trabajo por varios meses, mientras tanto Estela continuaba teniendo sus apasionados encuentros con el novio de su amiga; tuve la plena seguridad de eso porque en varias ocasiones la llamé por teléfono en la madrugada y no contestaba el telefono, incluso hubo veces en que me escapé del trabajo y fui a casa cuando sospechaba que ellos estarian juntos, siempre confirmé mi sospecha, durante tres meses Estela paso casi todas las noches con su amante de 21 años. Despues de 4 meses, Paty se juntó con el novio y se fueron a vivir a un lugar mas grande; el bebé tenía un mes, se habían decidido a construir un hogar y necesitaban otras comodidades. Con el paso del tiempo, Estela terminó confesando lo que había vivido y despues de pelear y hablarlo bastante tiempo, nos dimos cuenta que todo eso fue muy positivo en nuestra relacion porque ella pudo quitarse ese resentimiento que tenía hacia la infidelidad, esto levantó su autoestima y le dio mucha seguridad.

Ahora nuestra pareja pasa por su mejor momento; Estela siguió teniendo sexo casi a diario con él durante seis meses y poco a poco sus encuentros fueron haciéndose mas espaciados; en la actualidad ellos continúan cogiendo eventualmente y eso me calienta mucho ya que me doy cuenta cuando eso está por ocurrir porque se arregla mucho, se pone muy sensual y de una forma o de otra me da a entender muy sutilmente que el encuentro está por concretarse, finalmente una vez consumado el hecho cuando estamos en la intimidad me cuenta los detalles de lo ocurrido y eso nos calienta mucho a los dos; ademas ella sigue celándome mucho y se enoja si me ve platicando con alguna mujer, no me permite hacerlo y yo lo cumplo a rajatabla, eso le pone un cierto condimento extra a nuestra relacion. Paty se convirtió en una supercornuda al igual que yo, sólo que ella nunca se enteró del romance de su pareja con Estela, y creo que no se va a enterar jamás; se siguen tratando pero la amistad ya no es la misma de antes; a mi mujer no solo no le causa remordimiento cornearla, sino que lo disfruta con mucho morbo.











Gejorotto.
Share To:

Jorge Alejandro Saavedra Flores

Post A Comment:

مشاركة مميزة

Biografía / Edgar Allan Poe

  Escritor, cuentista, poeta, y crítico Estadounidense (1809-1849) Considerado como uno de los mejores cuentistas de todos los tiempos. A ...