La casa de las bellas durmientes (1961) de Yasunari Kawabata es una novela japonesa despiadada, hermosa y alucinante. Es uno de los relatos eróticos más perturbadores de la literatura universal. El autor, premio Nobel de Literatura en 1968, cometió suicidio en 1972 en su departamento abriendo las llaves del gas.

La casa de las bellas durmientes, cuenta la historia de una casa en los suburbios de Kyoto donde los ancianos pagan para poder disfrutar de la compañía de las muchachas más bellas de la ciudad, las cuales, yacen desnudas y narcotizadas en la misma cama. Los ancianos no pueden despertarlas, ni tocarlas siquiera, y ni lo intentan, porque el verdadero placer para ellos, reside en soñar a su lado.

La historia es una reflexión sobre la senilidad y la decadencia de los hombres, más que el deseo sexual, los hombres evocan los recuerdos. Eguchi, es el personaje principal de la novela, es un hombre de sesenta y siete años, casado y con tres hijas, en sus visitas a la casa de las bellas durmientes, revive los momentos que pasó al lado de las mujeres que amó profundamente y que quedaron para siempre en el olvido. Soñar es permanecer vivo.

Existe una controversia, en algunos sitios acusan de plagio a Gabriel García Márquez, la historia de Kawabata se refleja mucho en la novela corta de Márquez Memoria de mis putas tristes (2004). Si bien la historia es similar, los personajes son muy diferentes, pero vale la pena leer ambas novelas y que cada quien saque sus propias conclusiones.


Les comparto el libro de Kawabata en un archivo PDF, sólo da click en el siguiente link.


Cuando aparezca la página de Google Drive, hasta arriba verás el botón Download.


Dale click y se abrirá una ventana de descarga para obtener el archivo PDF sin problema.

Que lo disfruten.



Saludos.






Gejorotto.
Share To:

Jorge Alejandro Saavedra Flores

Post A Comment:

مشاركة مميزة

Biografía / Edgar Allan Poe

  Escritor, cuentista, poeta, y crítico Estadounidense (1809-1849) Considerado como uno de los mejores cuentistas de todos los tiempos. A ...