Comparte:

La marca de ropa interior Lane Bryant lanzó el año pasado una campaña publicitaria con el nombre I’m no Angel para rivalizar con Victoria’s Secret, utilizando el hashtag #IamnoAngel, confiando en el poder de las redes sociales y en lo rápido que se viralizan este tipo de temas, ellos intentaron lograr que las mujeres normales subieran sus fotos a twitter luciendo sus cuerpos sin complejos, sin embargo, algo no salió tan bien, si bien hubo varias mujeres que respondieron al llamado, no muchas mujeres participaron.

El sustento en el que se basaba esta campaña era en que Victoria’s Secret presentaba modelos demasiado delgadas y poco reales, justo un año antes, en 2014, Victoria’s Secret lanzó la campaña llamada El Cuerpo Perfecto (Perfect Body), en el que aparecían modelos excesivamente delgadas e incluso anoréxicas de acuerdo a comentarios de gente de Twitter. Las tallas de Victoria’s Secret llegaban sólo hasta la talla 16 femenina, excluyendo con esto a mujeres con tallas más grandes. Esta campaña era discriminatoria e hizo sentir mal a muchas personas, razón por la cual se firmó una petición por más de 30,000 personas en Estados Unidos para obligar a Victoria’s Secret a retirar su publicidad, Victoria’s Secret no retiró sus anuncios, pero comenzó a cambiar sus promocionales poco a poco.
Muchas mujeres muy bellas han posado como modelos de Victoria’s Secret, una vez que lo hacen la marca les coloca la etiqueta de Ángeles. Adriana Lima, Taylor Hill, Martha Hunt y Lais Ribeiro por mencionar algunas. De acuerdo al marketing, estas mujeres son perfectas y no tienen ningún defecto. Lo anterior dio origen a la campaña de Lane Bryant #IamnoAngel, oponiéndose de forma indirecta a la campaña de Victoria’s Secret. Utilizando modelos de tallas arriba de tallas grandes, sacó varios promocionales y exhortaba a las mujeres reales a compartir sus fotos a través de las redes sociales.
Al principio la campaña tuvo bastante fuerza, y algunas mujeres sí subieron sus fotos, pero no logró volverse viral como se esperaba y poco a poco comenzó a desinflarse. Uno de los factores por los que no resultó es que las mujeres sienten pena por sus cuerpos y no están tan a gusto como podría pensarse. Demasiada programación cognitiva y estereotipos comerciales nos han hecho creer a todos que las modelos con cuerpos como los de la campaña de Victoria’s Secret son perfectos, desprogramarse es muy difícil porque a diario reafirmamos los prejuicios. Nuestra cultura está diseñada para pensar de esa forma y las mujeres de tallas grandes difícilmente entrarán en el standard de belleza colectivo. En México tendemos a adoptar los estándares de belleza de Estados Unidos, muchas mexicanas no están a gusto con su peso y constantemente se someten a dietas o tratamientos que son ridículos, los hombres también fomentan este hecho al menospreciar a las mujeres con sobrepeso y preferir sólo a las delgadas. La intención de la campaña era muy buena, ojalá existieran más campañas de este tipo.
Les dejo a continuación los contrastes de ambas campañas para que puedan apreciarlas mejor. Saquen ustedes sus propias conclusiones.

Saludos.
Gejorotto.
Comentarios: