Comparte:
El tema sobre el
derecho de la comunidad LGBTTTI a poder ser reconocidos no sólo como pareja, si
no como matrimonios ante la ley, los llamados matrimonios igualitarios, ha
desatado una campaña completa en su contra y a su favor.
Por un lado tenemos
al frente nacional por la familia que entre sus palabras dice: “No respetar la institución del matrimonio
conformado por un hombre y una mujer es sinónimo de miopía severa y no querer
el progreso real de nuestra sociedad.”

Y a la comunidad
diversa expresa: “Todas las familias,
todos los derechos”
 en el que entre
otras cosas, quieren que se erradique la homofobia y cesen los crímenes de odio
a su comunidad, exigen el derecho a poder adoptar como cualquier otra pareja
(cumpliendo con los requisitos que la ley establezca) y así poder obtener lo
que por ley no pueden, el derecho a conformar una familia sin importar la
preferencia sexual.
Bien, ambas
posturas en esta semana se han confrontado de manera muy fuerte, ya que por un
lado el Frente Nacional por la Familia defiende acérrimamente el matrimonio únicamente
conformado por hombre y mujer y que cualquier cosa que vulnere esa estabilidad
es antinatural, se ha convertido en declaraciones y escritos discriminatorios
para el grupo minoritario de los LGBTTTI, tanto que llegan a decir que la “sagrada
familia” se verá destruida y desmantelada por el derecho de la minoría de poder
contraer matrimonio ante la ley (ojo, no es religioso, es un derecho que piden
ante el ESTADO y no ante una religión) luego, este grupo (con tintes de extrema
derecha) anda haciendo llamado a la población en general para salir a marchar y
ejercer presión sobre los legisladores que tendrán a bien aprobar la iniciativa
que contempla la modificación del artículo cuarto constitucional que
garantizaría a cualquier persona, formar una familia, sin importar su
preferencia sexual y  la posibilidad de
tener acceso a la adopción.
Esto ha provocado
que el frente diga cosas como: “La
protección de la familia natural no debe ofender a nadie, por el contrario toda
política pública debe tener como eje transversal su desarrollo y debe propiciar
la formación integral de sus miembros, por eso estaremos pendientes y
vigilantes del nuevo Modelo Educativo Nacional para que esté alejado de
ideologías que quieren implantar algunos grupos de presión que pretenden
imponer su agenda y tratan de callar las voces de quienes pensamos diferente.”

Y desde mi punto
de vista, quisiera que este frente me diera un análisis completo (según la
visión de ellos) sobre la iniciativa, en el que subrayen en que parte de esta
reforma diga, que los derechos del matrimonio entre hombre y mujer sea
vulnerados, a tal punto en que, la estaría desmantelando.
Lo único que
pretende esta reforma es que se amplíe el derecho a tener acceso a un derecho público
ante la ley del Estado, como lo es el matrimonio CIVIL. Ya que la
interpretación de la ley actualmente, cierra la puerta a cualquier unión por
razones de que explícitamente debe ser entre un varón y una mujer.
Mencionar cosas
como que “la familia está en peligro porque grupos minoritarios pretenden
imponer una ideología que no está acorde con la familia natural” me parece exagerado
y extremadamente conservador, a tal punto en que esto no es avance para la vida
de la sociedad que se pretende democrática, pensar así es pensar en la edad
media, en donde la conducta, los valores morales y el sexo lo regía indudablemente
una religión, que, buscaban minimizar la naturaleza humana y propiciaban un
ambiente de restricciones sobre las “bajas pasiones” para mantener el control
indudable de un sector, el sector de los esclavos y los desposeídos. Los que menos
se podían defender  y mantenerlos bajo el
dominio de una clase sobre otra. Eso no es democracia, eso es ser totalitario,
porque imponen una sola idea sobre lo qué es y debe ser una familia.
Ellos alardean de
que defienden la institución familiar, pero hasta el momento, este frente no ha
presentado iniciativas que garanticen esa “protección” y la manera en cómo lo
lograrían.
México vive una
crisis de valores, eso es cierto, la libertad se ha confundido con libertinaje,
pero eso no es justificación para cerrarle las puertas a las minorías que piden
y exigen su derecho a decidir cómo vivir y como formar una familia y sobre
todo, que se les reconozca ante la ley y ente el Estado. No existe un modelo el
cual seguir para formar a la familia, nadie puede decir que esto es un modelo
de familia, porque incluso dentro de la conformación ”natural” de la misma
existen problemas, como la violencia de un cónyuge al otro y contra los hijos,
la drogadicción, problemas económicos, falta de trabajo, machismo, alcoholismo.
Etc.
No creo que el
matrimonio del mismo sexo esté exento de esto, pero es indudable que cada
sector minoritario de la sociedad exige que se le reconozca y se le respete. Así
en el caso de la comunidad LGBTTTI ha sufrido la discriminación y crímenes de
odio por preferencia sexual; ¿Qué nos quita a nosotros los heterosexuales, en
que la ley diga que cualquier persona puede contraer matrimonio, sin importar
la preferencia sexual?  Incluye a todos y
no segrega a nadie. Esto quiere decir que toda persona puede casarse con
cualquiera y punto.
Yo no veo ni leo
en que parte de la iniciativa diga que un sector minoritario imponga su
preferencia sexual sobre los demás, pero lo que si veo es que este frente por
la familia pretende imponer a toda costa y cerrar el derecho de todos a casarse
libremente con quien se le dé su gana, porque dan preferencia más a lo “natural”
hombre-mujer que a la diversidad.
Simplemente no sé
de dónde sacan que el Estado pretende desmantelar a la familia. ¿Acaso no
vivimos en un Estado Laico? ¿Desde cuándo la iglesia participa en política y
llama a los “votos de castigo” a candidatos y legisladores que no concuerdan
con sus ideas?
Yo estoy a favor de
la familia, pero no de la idea que manejan los sectores conservadores que
pretenden imponer un ideal que está lejos de la realidad, la realidad es la
diversidad y ya: diversidad de ideas, de sexualidad, de política, de
pensamiento, de  acciones, de caminos. No
podemos encerrarnos en una idea monocromática, sabiendo que existen colores y
muchos.
Por otra parte,
algunas personas andan llevando sus ideas a los extremos, esto se trata de la
libertad de elegir y del reconocimiento ante la ley, no de imponer ni de
confrontar. Existen personas homosexuales que tienen una religión y profesan su
fe como su doctrina lo dicta, y son también ellas, las que están luchando
dentro de su iglesia para la apertura de la misma. No está mal que ellos también
defiendan la familia, yo creo que todos la defendemos, el problema es la idea o
el concepto que tenemos sobre ella y la que ha causado una serie de
denostaciones, tanto de un lado como del otro.
Creo firmemente
que esa no es la solución, el dialogo es el que debe prevalecer y sobre todo un
Estado completamente separado de la iglesia, por algo México es y tiene que
mantener su laicidad, porque es ahí donde se dará la libertad de expresar las
ideas y llegar a acuerdos, hay que saber interpretar las leyes y no mal
interpretarlas intencionalmente para desvirtuar la información y redirigir la opinión
de sectores que no tienen los instrumentos fundamentales para obtener la
información necesaria y amplia, para que puedan generar sus propios
pensamientos y llegar a una conclusión completamente suya.
Ésta es mi
opinión muy personal. Y creo que he llegado a esta idea porque he tenido la
fortuna de poder interpretar (creo yo) correctamente la información.

Saludos a todos. 
Comentarios: