Comparte:

Es un dispositivo anticonceptivo con forma de capuchón hueco o concha, está hecho de un plástico suave y flexible, y cuenta con un arco o arillo de metal o plástico que se coloca en la vagina antes de la relación sexual coital. Las medidas de los diafragmas son de 65, 70 y 75 mm. e impiden la entrada del espermatozoide al útero. La posibilidad del embarazo en el primer año de uso de un diafragma con espermicida, si es utilizado correctamente, es del 6% al 14%. El diafragma actual lo inventó un médico alemán en 1880. Se popularizó rápidamente en Alemania y Holanda (de ahí el nombre de ‘gorro holandés’ que se le da en algunos países). Sin embargo, la idea de cubrir el cuello del útero para evitar el embarazo no era nueva. Las mujeres del antiguo Egipto utilizaban un diafragma hecho de excremento de cocodrilo seco y miel; en el siglo XVIII se usaba con el mismo fin la mitad de un limón parcialmente vaciado. El ácido del jugo mejoraba la protección, ya que repele a los espermatozoides.

El diafragma puede insertarse en la vagina de dos hasta seis horas antes del coito. Antes de cada nuevo coito hay que aplicar más espermicida en el interior de la vagina. También es necesario comprobar la correcta colocación del diafragma antes de cada acto. Después del coito, la mujer debe mantener el diafragma en su posición durante al menos 6 horas, pero nunca durante más de 24 horas. Con el diafragma sólo se pueden utilizar lubricantes base agua. Los de base aceite, como la vaselina, pueden dañar la estructura del caucho y provocar desgarros y perforaciones. El diafragma se lava con jabón y agua después de cada uso y a continuación se enjuaga escrupulosamente, pues el jabón podría deteriorar el latex o el caucho con el que está hecho. Se debe examinar con regularidad mirándolo a contra luz o llenándolo de agua para comprobar si tiene algún orificio. Hay que cambiarlo cada dos años aproximadamente y siempre que se ganen o se pierdan más de 9 kg de peso, después de un embarazo y después de cualquier intervención de cirugía de la pelvis.

Puede aumentar el riesgo de contraer infecciones urinarias (es decir, de la vejiga o la uretra). Las mujeres que sufran infecciones urinarias cada vez que usen diafragma deben buscar otro método anticonceptivo.

Colocación

1. Lávate las manos con agua y jabón.

2. Coloca aproximadamente una cucharada de espermicida en el capuchón. Extiende un poco alrededor del aro.

3. Encuentra una posición cómoda. Puedes pararte y colocar un pie sobre una silla, sentarte en el borde de una silla, recostarte o ponerte en cuclillas. Con una mano, separa los labios de la vulva. Con la otra mano, aprieta el aro del diafragma para doblarlo por la mitad. Coloca el dedo índice en el centro del pliegue para sujetarlo con más firmeza. El espermicida debe quedar dentro del pliegue.

4. Empuja el diafragma en la vagina tan profundamente como sea posible. Encaja el borde del diafragma detrás del hueso púbico. Asegúrate de que el cuello del útero quede cubierto.

Extracción

El diafragma debe permanecer colocado durante seis horas después de la última vez que tuviste relaciones sexuales vaginales. Si tienes relaciones sexuales nuevamente, o si las tienes más de seis horas después de colocar el diafragma, deja el diafragma en su lugar y coloca más espermicida adentro de la vagina. No dejes el diafragma colocado durante más de 24 horas y no intentes retirarlo inmediatamente después de la relación sexual o el esperma podría llegar al útero.

1. Lávate las manos con agua y jabón.

2. Engancha un dedo en la parte superior del aro para interrumpir la succión.

3. Tira del diafragma hacia abajo y hacia fuera. Se puede utilizar un colocador especial para facilitar la colocación y la extracción. Si tienes problemas para colocar el diafragma, consulta con tu proveedor de atención de la salud sobre la opción del colocador.

Ventajas

  • El diafragma puede ser instalado antes de mantener una relación sexual, con lo que no influye en la espontaneidad de ésta.
  • Buena alternativa para las mujeres que no toleran la anticoncepción hormonal.
  • El Diafragma no altera la fertilidad de ninguna forma, basta removerlo para recuperarla inmediatamente.
  • Cualquier mujer, de cualquier edad puede usarlo.
  • Su venta no requiere receta médica.

Desventajas
  • Poca efectividad
  • Aumenta el riesgo de infección urinaria
  • No protege contra enfermedades de transmisión sexual
  • El diafragma tiene una efectividad anticonceptiva de 82% si se usa correctamente.
  • El diafragma NO protege de las infecciones de transmisión sexual.

Es posible que el diafragma no sea lo indicado para ti sí:
  • No te sientes cómoda si debes tocarte la vagina y la vulva.
  • Eres alérgica al silicón o al espermicida.
  • Diste a luz en las últimas seis semanas.
  • Tienes ciertos problemas físicos en el útero o la vagina
  • Tienes dificultades para colocarte el diafragma.
  • Tienes infecciones de las vías urinarias frecuentes.
  • Tienes antecedentes del síndrome de shock tóxico.
  • Tienes tono muscular débil en la vagina.
  • Se te ha realizado una cirugía del cuello del útero recientemente.
  • Recientemente tuviste un aborto después del primer trimestre de embarazo.

El Diafragma es difícil conseguir, debido a que ha caído en desuso, ya que existen alternativas mejores y más seguras como los condones. Actualmente se puede conseguir en México en algunas farmacias con un precio de 60 hasta 130 pesos. El Diafragma es un objeto de uso personal y no debe ser prestado o compartido con nadie. Si tienes alguna duda o requieres más información es necesario que acudas a tu Centro de Salud más cercano.
Espero que este artículo te haya sido de utilidad.

Saludos.

Gejorotto.

Comentarios: