Comparte:
Pese a lo que pudiera parecer, escribir es una tarea compleja y difícil. Depende mucho del tipo de escritor que seas, si eres una persona organizada ya tienes una gran ventaja, pero si no lo eres, la tarea de escribir se complica todavía más. Te dejo a continuación una lista con tips para ayudarte a convertirte en un escritor más creativo. Espero que te sirva.

Tips para la escritura creativa


1. Haz listas. De repente la inspiración nos alcanza en los lugares menos pensados, y comenzamos a tener ideas para nuestros personajes o nuestros escritos, las ideas son muy buenas, pero si no las apuntas, se olvidan. A veces también sucede que nos agobiamos pensando en que tenemos cientos de cosas por hacer, pero si las anotamos en una lista y las dividimos en tareas y microtareas, las cosas se vuelven más fáciles. Podemos irlas resolviendo de una en una e ir tachándolas. De esta forma, el cerebro se organiza mejor, se tranquiliza y tiene el camino más despejado hacia la creatividad.
2. Lleva una libreta a todas partes. Este consejo es fundamental: no te separes de tu cuaderno de notas. Nunca sabes dónde puede surgir la inspiración y agradecerás llevarlo encima cuando ocurra. Si no te gusta andar cargando un cuaderno, descarga una aplicación en tu celular para notas rápidas, siempre son útiles.
3. Prueba la escritura libre. Lanzarse a escribir sin más, sin pensar, sin planificar nada, puede ser una magnífica forma de poner en marcha la inspiración. Para arrancar, puedes usar una frase o una serie de palabras, luego sólo déjate llevar.
4. Aléjate de la televisión, el celular y la computadora. Si estás intentando escribir, la mejor forma de activar la parte del cerebro que se encarga de darte ideas, es apagar la televisión y la computadora. Desconecta el Internet y olvídate del teléfono, déjalo en cualquier sitio, lejos de ti. Son herramientas útiles para otros fines, pero son grandes distractores y no te ayudan a estimular la creatividad.
5. Sé diferente, como de otro mundo. Atrévete a pensar distinto, a ser raro, un perro verde. No quieras ser como los demás, olvídate de eso: sé original siendo tú mismo. Que no te den pena tus ideas y no te autocensures. Atrévete a ser diferente.
6. Tómate descansos. El cerebro trabaja mejor cuando tú estás descansando, así que relájate de vez en cuando. No seas tan exigente y no escribas de una forma forzada. Date tu tiempo, respira, relájate, haz otras cosas, verás cómo después las ideas llegan solas.
7. Canta en el baño. Y en el coche, en el trabajo, por la calle, a todas horas. Canta y silba todo lo que quieras porque es muy sano para el cerebro y para el ánimo. Una persona alegre es una persona más creativa. Además, cantar sin complejos, desinhibe, relaja y libera estrés. Canta y sé feliz.
8. Bebe más café o té. Con moderación, por supuesto. Una o dos tazas al día estimularán tu cerebro. Y además te mantienen saludable ya que previenen enfermedades.
9. Conoce tus raíces. Esto es muy importante para un escritor o escritora, es necesario tener claros sus orígenes, conocer su cultura, sus raíces y su pasado. Esto nos ayuda a encontrar nuestra propia voz y a identificar el modo en el que vemos el mundo. Esto no quiere decir que tengamos que limitarnos a nuestra cultura, ni mucho menos. La riqueza está ahí fuera. Pero tal y como dice el dicho: cuando sabes de dónde vienes, estás más preparado para saber hacia dónde quieres ir.
10. Escucha nueva música. Y lee nuevos libros, visita nuevas exposiciones, mira nuevas películas, conviértelo en una costumbre. La cultura es algo vivo y en constante movimiento. Fíjate en las cosas nuevas que se están haciendo en todas partes porque te pueden aportar claves, puntos de vista frescos.
11. Busca otras opiniones, colabora, ábrete. Un escritor no debe ser un animal encerrado en su estudio escribiendo para sí mismo. No puedes ser un ermitaño, ya sea virtualmente, ya sea de forma presencial, resulta muy enriquecedor el compartir, colaborar en grupos de escritura, comentar textos con otros escritores. En definitiva, siempre será importante y saludable intercambiar palabras con otros.
12. Rodéate de gente creativa. Siempre que puedas hacerlo, colabora con gente que tenga gustos y metas similares a los tuyos. La creatividad atrae a la creatividad.
13. No te rindas. Nunca. Jamás. Sigue intentándolo. La trillada frase de “la práctica hace al maestro” es una verdad universal. La perseverancia es fundamental si quieres ser escritor, tanto o más que el talento.
14. Practica, practica, practica. Escribir es como tocar un instrumento, debes dedicarle tiempo. Cuanto más practiques, más cerca estarás de la excelencia. Si no te gusta lo que escribes, reescríbelo, vuelve a hacerlo una y otra vez hasta que te guste.
15. Atrévete a equivocarte. Aquí va una verdad absoluta, de las pocas que creo que existen: vas a equivocarte. Tenlo por seguro. Antes o después todos nos equivocamos. Todos. El que no se equivoca nunca es porque ni siquiera lo intenta. Hay que equivocarse muchas veces para poder acertar en alguna.
16. Visita un sitio nuevo. Viaja. Conoce lugares. Prueba una comida desconocida, atrévete a intentar cosas nuevas. Eso estimula la creatividad, por supuesto, y te aporta experiencias y material nuevo sobre el que escribir.
17. Conócelo todo. Mira películas viejas. Lee libros antiguos. Acércate a los clásicos. Escucha jazz, mira películas en blanco y negro, cine de arte, cine comercial, date la oportunidad de conocer. Créeme, valdrá la pena.
18. Reconoce tus virtudes. Los defectos siempre los tenemos muy claros. Las virtudes nos cuestan más trabajo. Haz una lista con todas esas cosas buenas que tienes. Créetelas, disfrútalas, regodéate un rato en tus cualidades. La autoestima es buena compañera de la creatividad porque aparta los miedos y las inseguridades que no nos dejan pensar diferente.
19. Rompe las normas. Más allá del cliché: las reglas fueron creadas para poder romperlas. Pero antes de romper algo, apréndelas bien y atrévete de vez en cuando a transgredirlas un poco, a escribir de otra forma, a probar otras cosas. Seguramente te equivocarás muchas veces, pero en alguna acertarás y descubrirás algo nuevo.
20. Aprende algo nuevo cada día. Este consejo me gusta mucho. Es difícil, pero estimulante. Te obliga a estar atento, alerta, buscando información para aprender. Todas esas cosas interesantes que aprendemos se van acumulando en el cerebro y éste se encarga luego de darles forma para crear ideas.
21. Limpia tu espacio de trabajo. De la misma forma que se dice eso de “mente sana en cuerpo sano”, debería decirse que la mente también funciona mejor en un entorno cómodo. No se trata de volverse maniáticos del orden, pero limpiar tu lugar de trabajo para que todo esté más ordenado, ayuda mucho.
22. Diviértete. Es fundamental. Diviértete en general y diviértete escribiendo. Habrá quien crea en el escritor atormentado, en el artista bohemio y deprimido, pero yo creo que escribir, pese a que en ocasiones pueda ser más duro o cansado, puede ser muy divertido.
23. Termina todo lo que empiezas. No dejes las cosas a medias. Si terminas lo que empiezas, si acostumbras a tu cerebro a hacerlo, lograrás que se tome más en serio las cosas. No dejes escritos a medias, escríbeles un final y después retómalos, eso te ayudará a estimular la creatividad.
Anímate a participar en este espacio. Sube tus escritos en Letras Colectivas. Partícipa con nosotros como Autor.
Letras Colectivas D.R. ©, es una revista y un espacio en línea para escritores independientes. Nace como un blog de poesía y literatura para escritores que deseen publicar sus obras de forma gratuita y publicitarse.



Comentarios: