septiembre 2016



Rezo al amor
Eterno que te tengo
Nunca había existido tal sentimiento pero
Ahora contigo amor
Comienzo a creer en el amor antes era
Imposible poder perderme en tus ojos ahora
Mucho más que yo, te adoro y te
Idolatro corazón
Enternecido, me has esperado toda la vida
Nunca más volveré a pecar contra el amor
Tú amor mío serás, ilusión y
Oneroso para mí, pues eres mío.




Este poema de Charles Bokowski nos habla sobre ese otro yo oculto, ese otro yo con sueños ocultos y deseos desesperados, un yo triste que es ocultado por Bukowski entre alcohol, mujeres y humo de cigarro. Es un sentimiento de tristeza y desesperación tan poderoso que podría destruirnos, pero a la vez, sacar lo más bello y puro de nuestras almas. Les dejo el poema con la traducción y espero lo disfruten.


Desde hace mucho tiempo, el hombre ha aprovechado de la naturaleza todo lo que ofrece, y de hacer algo por ella no ha hecho más que los considerables esfuerzos para preservar los frutos.



El tema sobre el derecho de la comunidad LGBTTTI a poder ser reconocidos no sólo como pareja, si no como matrimonios ante la ley, los llamados matrimonios igualitarios, ha desatado una campaña completa en su contra y a su favor.


Heinrich Karl Bukowski fue un escritor estadounidense nacido en Andernach, Alemania en 1920. Fue un personaje extremadamente excéntrico y arrebatado. Murió de leucemia en 1994, a la edad de 73 años en San Pedro, California. Hoy en día es considerado uno de los escritores más influyentes y símbolo del "realismo sucio" y la literatura independiente. En la línea del anticonformismo californiano, a menudo relacionado erróneamente con la generación beat y utilizando un lenguaje agresivo y una temática marginal, obscena o violenta, elaboró una obra singular, entre cuyos títulos destacan El cartero (1971), Escritos de un viejo indecente (1969), Ordinaria locura (1976) y Música de cañerías (1983).


¿Qué es prosa y qué es poesía? A menudo escuchamos hablar de éstas dos formas de literatura, pero algunas personas no conocen las diferencias fundamentales que hay entre una cosa y la otra; razón por la cual es muy importante distinguir entre estos dos conceptos.


Escribo versos en la noche,
levanto un monumento a tu recuerdo,
intento una nueva forma de llamarle a esto.
Me lleva la escritura hasta tus ojos,
hay noche en tu mirada,
hay letras en el aire,
tatuaje,
signo invisible,
poema en tu piel
que se repite interminablemente.


Entre la luna y tu nombre,
habitan mis sueños,
lenguaje nocturno
que la oscuridad interpreta.
Cierro los ojos,
me duelen la tinta
y las palabras suspendidas.
Palpo tu nombre
y en sus letras vivo.
Nunca nada fue tan perfecto.


Prohibida su reproducción total o parcial sin el consentimiento escrito por el autor.
D.R. © 2016, Jorge Alejandro Saavedra Flores, Gejorotto. Astillas. México, Ciudad de México.

Letras Colectivas D.R. ©, es una revista y un espacio en línea para escritores independientes. Nace como un blog de poesía y literatura para escritores que deseen publicar sus obras de forma gratuita y publicitarse.



En una mañana intransitable,
conocí un mundo sucio.
Inventa mi frente esa mañana
y este mundo de olvido y cansancio.
La vida resbala por la acera
entre esas calles vacías,
en tanto yo camino la distancia
entre una palabra y otra,
momentáneo derroche de luz,
plaza de violencia y hastío.
Lugar solitario, barrio dormido,
calles llenas de recuerdos y putas,
de putas…
putas ideas baratas.


¿Vivir la vida de forma correcta?
¿Cambiar al mundo?


Reflexión pervertida,
esas son las preguntas que flotan
en el gran río de mierda.
Pero no hay forma,
hay sólo fondo,
y yo ya lo he tocado…
Mierda hecha tiempo,
tiempo hecho odio,
odio hecho cuerpo.
Y gira el mundo, gira,
se escurre a través del caño,
por ahí se han colado mis sueños,
entre los años…
esos bastardos…
esos…
se lo han quedado todo.


Naturaleza muerta,
humanidad muerta,
signos rotos,
hombre roto,
soy la abyección justificada en excesos,
nunca es suficiente,
resaca del alma,
fragmentos de miseria.
Soy el veneno que pudre el lenguaje
y lo transforma,
y lo deforma y lo masturba,
prisionero de placeres vacíos,
esclavo de la satisfacción urgente,
frenesí necesario.
Alguna vez fui bueno,
alguna vez…
fui feliz también.


¿Quién soy sino la voluntad perdida?
¿Quién soy sino la realidad violenta?


Vomité mi fastidio en la acera.
Entre risas y burlas,
vomité también sobre mí.
Sigo caminando, avanzo…
es mediodía en este mundo perfecto…
en silencio, me contemplo,
escucho las suaves tentativas
y las tentaciones de la costumbre,
ah, desearía tanto estar muerto…
desearía tanto un poco menos…
pero en este instante tengo un orgasmo violento.
Sonriendo miro mi complacencia
y mi voluntad adormilada,
hay un dulce abandono en la sangre
y el suave sopor de saberme perdido.


Caminando he llegado al lugar
en donde converge la luz,
las mentiras son hermosas
porque siempre suenan bien,
ahora río y mi cabeza se ha llenado de grillos,
ese frotar de idea contra idea,
ese rezumbar hasta sacar chispas
y se incendie todo
y a todo se lo lleve el diablo.
Arde mi cuerpo en la luz,
luz de un nuevo comienzo,
ahora soy llamarada, ahora sonrío.
Entre las carcajadas de un ebrio,
alguna vez se ahogaron las palabras,
y alguna vez…
existió algo llamado mundo.



Prohibida su reproducción total o parcial sin el consentimiento escrito por el autor.
D.R. © 2016, Jorge Alejandro Saavedra Flores, Gejorotto. Astillas. México, Ciudad de México.

Letras Colectivas D.R. ©, es una revista y un espacio en línea para escritores independientes. Nace como un blog de poesía y literatura para escritores que deseen publicar sus obras de forma gratuita y publicitarse.

مشاركة مميزة

Biografía / Edgar Allan Poe

  Escritor, cuentista, poeta, y crítico Estadounidense (1809-1849) Considerado como uno de los mejores cuentistas de todos los tiempos. A ...